>

Sancionan a médico por amenazar y denunciar a exjerarca y colega a través de Facebook

La situación del Hospital de Rivera, que ameritó una investigación de ASSE en el 2017 y la consiguiente destitución de sus directores por irregularidades en contrataciones, no solo ha generado consecuencias políticas.

También provocó rispideces entre colegas de profesión, que debieron ser atendidas por el Colegio Médico del Uruguay.

El Tribunal de Ética del Colegio Médico falló sobre una denuncia que hiciera el doctor Víctor Recchi, exsubdirector del hospital, contra su colega Carlos Sian. Según el fallo, el problema entre ambos comenzó el 16 de julio del 2018, cuando la pareja del médico denunciado ingresó al Servicio de Maternidad del Hospital de Rivera con un embarazo de cuarenta y una semanas, para su terminación mediante inducción farmacológica.

En el correr de la mañana de ese día Recchi recibió un llamado telefónico del Dr. Sian, en la que le advirtió que "no le fuera a pasar nada a ese niño", porque si no, tendrían muchos problemas.

A la mujer se le practicó una cesárea, y madre e hijo fueron dados de alta sin complicaciones. Dos días después del nacimiento Recchi recibió un segundo llamado telefónico del denunciado, en el que le pidió disculpas por haberlo amenazado.

Sin embargo, el 2 de diciembre de 2018 el denunciado publicó en Facebook la foto del bebé, acompañada del siguiente texto: "Sobrevivió a la Maternidad del Hospital de Rivera. En esa semana de julio se murieron dos términos", y luego, agregó algunas frases como si fueran escritas por el bebé: "Tengo cuatro meses y medio y peso 10.800 a puro pecho. Suerte que metimos la pesada con los ginecólogos del hospital, pues si no, pintaba feo. Me hubiera muerto con un parto inducido a las 42 semanas. De locos, ¿no?".

Luego escribió otros comentarios, explicando que "la maternidad del Hospital de Rivera necesitaría una intervención" y reiterando que el bebé hubiera sido el tercer muerto en 72 horas, llamando "malnacido" a Recchi y otro profesional.

En la denuncia, Recchi expresó que se sintió profundamente agraviado por las expresiones "en virtud de que en lugares pequeños como Rivera los médicos son personas bastante conocidas" y de que "la red social Facebook es muy leída en esa ciudad". Por lo tanto, las publicaciones pudieron haber tenido "consecuencias profesionales, éticas y económicas".

Asimismo, expresó que este tipo de conductas hacen daño a las personas, los servicios y las instituciones y también a las pacientes que se atienden en la maternidad, por el hecho de producir alarma pública.

 

La respuesta

El médico denunciado explicó al Tribunal que como ciudadano y padre del niño, "transitó en las horas previas al referido nacimiento una situación de apremio y angustia, tanto personal como a nivel familiar, por las condiciones estresantes en que aquel se produjo".

Consideró que la publicación fue un "exabrupto" de su parte, razón por la cual la eliminó en menos de veinticuatro horas.

Con estos elementos, el Tribunal comenzó la investigación para determinar si Sian incurrió en falta ética, en razón de sus manifestaciones públicas.

En esta instancia, el médico denunciado se negó a comparecer, porque concurrir le implicaba la pérdida del día de trabajo, y señaló que no tenía nada más para agregar.

Pese a no disponer de la declaración, el Tribunal señaló que, tal como lo establece el artículo 71 del Código de Ética Médica, sancionado por la Ley N° 19. 286, "la buena relación humana entre los colegas es fundamental por su valor en sí misma, por su repercusión en la asistencia de los pacientes y para la convivencia en el ámbito de trabajo".

Como también establece el inciso final de dicho artículo, "no son éticos los comentarios capaces de perjudicar al colega en el ejercicio de su profesión, más allá de las consideraciones que pueda hacer la justicia".

Agrega la conclusión que "la publicación en redes sociales exige siempre una especial cautela por el potencial comunicativo que reviste". "Pero más cautelosos aún deben ser aquellos cuya opinión, por su rol o posición en una determinada sociedad, acostumbra ser tomada como referencia por una gran cantidad de sujetos", señala, además de recordar algunos de los comentarios vertidos tras la publicación del denunciado.

Los comentarios que hizo el doctor denunciado "pueden importar grandes perjuicios al colega en el ejercicio de su profesión". "En efecto, resulta evidente que en una ciudad del tamaño y población de Rivera, el hecho de que se publiquen valoraciones negativas sobre el médico ginecotólogo del hospital, lo expone, como mínimo, al cuestionamiento público.

Más aún, si dichas valoraciones son realizadas por un médico que, según indicó en su contestación de denuncia, fue director del Centro de Salud de Rivera y director departamental de Rivera", puntualiza.

Al entender que hubo un apartamiento de la ética, se impuso al denunciado la sanción de amonestación, según está previsto en la ley 18.591.

 

 

Fuente: Montevideo Portal