>

Interna blanca según Equipos: Lacalle Pou 46%, Sartori 24% y Larrañaga 22%

La última encuesta de Equipos Consultores, realizada entre el 23 de abril y el 9 de mayo pasados, sobre una importante muestra de 774 votantes nacionalistas en todo el territorio nacional, muestra un liderazgo de Lacalle Pou con 46% de las preferencias, seguido en un segundo escalón por Juan Sartori 24% y Jorge Larrañaga 22%, y Enrique Antía 3%.

La situación hoy es muy clara en cuanto al liderazgo: Lacalle Pou aventaja en más de 20 puntos a sus principales rivales. La disputa es muy fuerte en el segundo lugar. Sartori y Larrañaga se encuentran en posiciones de “empate técnico”, lo que significa que con estas diferencias pequeñas, y dado el margen de error de la medición, no es posible saber hoy quién está en segundo y en tercer lugar.

 

Si se mira la evolución de esta interna en perspectiva, se aprecia una estabilidad de Lacalle Pou en el último bimestre en el liderazgo, y también una estabilidad de Larrañaga, ya que la variación numérica entre las últimas dos mediciones no es estadísticamente significativa. Sí se verifica un crecimiento de Sartori, de 16% a 24%, crecimiento que está por encima del margen de error y que lo coloca actualmente en situación de equilibrio con Larrañaga.

Como ya es sabido, la interna del 30 de junio no es obligatoria. Por tanto, un elemento que puede configurar variaciones a los resultados está asociado a los niveles de participación. No solo importa cuántos participan sino, fundamentalmente, quiénes participan.

Equipos Consultores pregunta a los entrevistados si piensan votar o no en las elecciones del 30 de junio. Pero las respuestas a este tipo de preguntas suelen tener un valor muy relativo, sobre todo cuando aún falta mucho para la elección. Muchas personas que hoy piensan que irán a votar quizá finalmente no lo hagan, o viceversa

INTERÉS EN LA POLÍTICA

Sin embargo, más allá de lo que los entrevistados digan, hay algunas características de las personas que las hacen votantes “más probables” o “menos probables”. Por ejemplo, si a una persona la política le interesa “mucho”, tiene más chances de ir a votar que una persona a la que la política no le interesa “nada”.

Si una persona se siente “simpatizante fuerte” de un partido tiene más probabilidad de votar que una persona que no se sienta simpatizante. Si la persona votó efectivamente en la elección interna anterior, y tiene la rutina de votar aunque no sea obligatorio, es más probable que vote que alguien que no tiene ese hábito.

Fuente: Subrayado Portal