Uruguay en el puesto 38 en políticas de erradicación de la desigualdad

América Latina experimentó desde 2010 un "giro equivocado" en materia de reducción de la desigualdad en coincidencia con la vuelta de gobiernos de centroderecha, sostuvo un informe de la organización no gubernamental Oxfam.

"En los últimos 15 años, la región latinoamericana ha logrado reducir la desigualdad (…) No obstante, el frenazo en la economía mundial desde 2010 y la caída de los precios de las materias primas han provocado un aumento en los niveles de pobreza desde 2015. En algunos países, esto ha coincidido con un giro de varios gobiernos hacia el centroderecha, con menor interés por lo general por reducir la desigualdad", dice el informe de la organización dedicada al desarrollo y la lucha contra la pobreza.

Oxfam señala que antes de 2010 Brasil, Uruguay, Bolivia y Ecuador, entre otros países, adoptaron "fuertes medidas para hacer frente a la desigualdad", mediante un aumento de la recaudación pública, del gasto social y del salario mínimo.

Sin embargo, nuevos gobiernos "no mantienen el mismo nivel de compromiso que sus predecesores con la reducción de la desigualdad e incluso, en algunos casos, están dando pasos para revertir políticas progresivas", como Brasil y Argentina, según Oxfam.

"Lamentablemente, los nuevos gobiernos en Brasil y Argentina ya han empezado a tomar medidas para revertir muchas de esas políticas. En Brasil, el gasto social ha quedado congelado para los próximos 20 años. En Argentina, la austeridad aplicada por el Gobierno ha conllevado grandes recortes en el presupuesto destinado a la protección social", agrega el informe.

Oxfam elaboró un índice que mide el compromiso que tienen los países con la reducción de la desigualdad y que observa la acción de los gobiernos en cuanto al gasto social, la política tributaria y los derechos laborales.

El índice sitúa a Argentina (que está en el puesto 34 del ranking mundial) en el primer lugar de los países latinoamericanos que más realizan políticas de erradicación de la desigualdad, luego le sigue Chile (35), Costa Rica (34), Uruguay (38), Brasil (39), Bolivia (54), Colombia (57), El Salvador (64), Ecuador (65), Paraguay (70), Perú (82), México (84), Guatemala (86), Honduras (95) y Panamá (109).

Si se compara el índice del 2018 con el del año pasado, la mayoría de los países latinoamericanos descendieron en el ranking.

Sin embargo, existen algunas excepciones, como Chile, que subió 4 lugares, y Paraguay, que ascendió 46 escaños.

Por otro lado, el documento sostiene que "en lo que va de siglo, la mitad más pobre de la población mundial tan solo ha recibido el 1 por ciento del aumento de la riqueza global, mientras que el 1 por ciento más rico de la población se ha hecho con el 50 por ciento de ese aumento".

Para Oxfam la crisis de desigualdad no es inevitable y los gobiernos tienen el poder necesario para hacerle frente, ya que la pobreza "es una elección política".

Los 10 países mejor colocados en el índice son Dinamarca, Alemania, Finlandia, Austria, Noruega, Bélgica, Suecia, Francia, Islandia y Luxemburgo. 

 

 

Fuente: El Espectador