Detectan irregularidades en el aeropuerto de Durazno

Son elementos claves para el buen funcionamiento de todos los aeropuertos.

El sistema de luces de aproximación es uno de los componentes claves de los aeropuertos. Sin ellos los riesgos de accidentes e imprevistos son altos.

Es por eso que el Ministerio de Defensa decidió comprar de forma directa y sin llamado a licitación el equipamiento completo para el Aeropuerto Internacional de Alternativa de Santa Bernardina en el departamento de Durazno.

Sin embargo, luego de desembolsar casi medio millón de dólares por los aparatos, el sistema no pudo ser implementado por falta de una parte del equipamiento, según consta en documentación en poder del dirigente colorado Aníbal Gloodtdofsky.

La operación fue ejecutada el 30 de diciembre de 2010 —durante el gobierno de José Mujica— cuando el entonces ministro Luis Rosadilla resolvió acordar la compra con la empresa Quartz Sistemas por un monto de US$ 445.729.

Sin embargo luego de concretar la operación el sistema no llegó en su totalidad, según consta en documentación en poder de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia).

Otra compra.

En 2011, luego de la primera compra, la Dinacia dispuso una nueva compra para instalar el sistema de iluminación (Mals-R) ya que las luces adquiridas en un primer momento "se dejaron de fabricar hace unos meses", detalla una resolución del organismo.

Por ese motivo el equipamiento adicional que se requiere incrementó el monto de la compra inicial en US$ 9.702.

En enero de 2012, dos años después de aprobada la compra, se envió una carta a la empresa Quartz. Allí se le informa que se realizó el chequeo del material adquirido y pagado y "se verificó faltante" de varios ítems de parte del sistema de iluminación.

Las idas y vueltas entre la Dinacia, su división Jurídica, y la empresa a la que se eligió para comprar los materiales, continuaron. El 7 de marzo de 2014 la Fuerza Aérea emitió una resolución mediante la Dirección General de Infraestructura Aeronáutica determinando que ante el faltante de parte del material para instalar el sistema lumínico Mals-R, era imposible instalarlo de forma parcial.

"Es importante destacar que se le volvieron a comprar al mismo proveedor las luces de umbral para la pista 21, con las mismas especificaciones técnicas de la compra directa por excepción (que no fueron suministradas en esa instancia). Quedan pendientes en este momento, entregas de materiales de la compra directa", dice el documento fechado cuatro años después de la operación inicial.

Gloodtdofsky dijo que esto es un ejemplo del "absoluto descontrol de la Dinacia (...) Lo que pasa en Durazno es apenas una muestra de lo que pasa en el resto de los aeropuertos", dijo.

El exlegislador relató que el error a su entender se inicia con la decisión de efectuar una compra directa cuando algo no es urgente.

"Se inició también la expropiación de dos predios lo que no era necesario ya que al iniciar el trámite, el propietario ya dio permiso para su uso. En el año 2013 se constata que en el equipo adquirido faltaron piezas importantes y que las luces entregadas no eran las solicitadas.

En conclusión se compró en forma directa un equipo de medio millón de dólares, se expropiaron dos predios, se volvió a comprar equipos faltantes al mismo proveedor que había incumplido en la primera compra y 8 años después el "aeropuerto de alternativa" opera únicamente de día", explicó Gloodtdofsky.

 

 

Fuente: El Pais