Anuncian posibles desbordes de ríos y arroyos por lluvias

Para la semana próxima, sobre todo entre lunes y martes, se esperan lluvias copiosas en el sur y sureste del país, con acumulados de unos 100mm.

El mayor peligro radica en el desborde de arroyos y ríos, puesto que los suelos ya están saturados, realidad que afectará al agro y podrá ocasionar cortes de rutas.

En la actualidad, los mapas de balance hídrico muestran que prácticamente todo el país se encuentra "a capacidad de campo", es decir que cualquier lluvia de 10 a 20mm provocará escurrimiento superficial, pasando el agua a incrementar caudales de arroyos y ríos.

"Por ese lado es preocupante, porque cualquier precipitación, aunque no sea extraordinaria, está produciendo desbordes; en todo el país estamos con exceso hídrico, sobre todo al sur del Río Negro", dijo Mario Bidegain, asesor del Instituto de Investigaciones Agropecuarias.

Las últimas granizadas, como la que se dio el fin de semana pasado en Cerro Largo, no son comunes en esta época del año. Tienen que aparecer nubes de desarrollo vertical y un calentamiento a nivel de la superficie, algo que en realidad comienza a ser más frecuente desde el mes de octubre y hasta marzo, cuando levanta la temperatura. Pero lo que sí continuarán dándose son las heladas.

En junio la temperatura mínima estuvo medio grado por debajo de lo normal, y en julio estuvo normal en cuanto a horas de frío, lo cual llevó a que la cantidad de heladas se ubique en lo habitual durante el invierno.

Ese frío está siendo favorable para los cultivos de trigo y cebada del litoral oeste, que sin embargo pueden afectarse si se confirman las lluvias en primavera, tanto en octubre como en noviembre, tiempo de maduración y cosecha.

Por lo menos agosto continuará con lluvias y también con ellas se despedirá el invierno, que ha sido húmedo. Las temperaturas de este mes irán ascendiendo; después de las jornadas de hoy y mañana viernes, que se mantendrán frías, desde el sábado la tendencia irá en aumento y el invierno terminará con valores normales.

Para la primavera se espera una fase cálida del fenómeno de "El Niño", y de ahí las precauciones a tomar en el agro ante las lluvias, situación que en cambio podrá favorecer cultivos de verano como la soja.

En cuanto al aumento de ciclones en primavera, todo dependerá del contraste de temperatura entre el continente y el océano. Si éste se presenta más caliente habrá abundantes lluvias y mayor velocidad de viento en la costa.

 

 

Fuente: El Pais