72.9 % de fumadores planea dejar el vicio.

El 72.9% de los consumidores de tabaco planea dejar el vicio en algún momento. El 42% tomó la decisión después de ve las advertencias de salud en las cajas.

El 21.6% de las personas de 15 años en adelante son fumadores en Uruguay, según un estudio realizado por el Ministerio de Salud Pública presentado este miércoles.

Ese guarismo se divide en 25.66% de hombres y 18% de mujeres, explicó Enrique Soto, responsable del Programa de Control de Tabaco del MSP.

La investigación se inscribe dentro de la Encuesta Mundial de Tabaco en Adultos (GATS) organizada por la Organización Mundial de la Salud.

En Uruguay, el 42.5% de los fumadores confiesa que ha pensando en dejar el cigarrillo luego de leer las advertencias en las cajillas.

DEJAR YA

En total,el 72,9 % de los fumadores actuales planea dejar de fumar en algún momento y el 10,3 % piensa hacerlo el próximo mes.

Hay prácticamente unanimidad sobre las creencias sobre la afectación del tabaquismo: el 97% considera que fumar provoca enfermedades graves.

Sin embargo, solo uno de cada cinco uruguayos (21.2%) sabe que los cigarros light, ultralight o mentolados son igual de perjudiciales que los cigarros comunes.

Un 20% de los adultos han estado expuestos al humo de tabaco en su hogar, al menos una vez a la semana. El 11% vivieron esta misma situación en sus lugares de trabajo.

PROGRAMA DE CESACIÓN

La cantidad de fumadores en Uruguay pasó de representar 25 % de la población en 2009 a 21,6 % en 2017.

Este es un resultado contundente del programa de cesación de tabaquismo implementado por la primera presidencia de Tabaré Vázquez.

“Uruguay era uno de los países con más alta prevalencia de tabaquismo en la región”, recordó. “Luego, el país ratificó el convenio marco en 2004, comenzó a implementar políticas específicas en 2005 y en 2008 aprobó una norma que regula los espacios libres de humo”, detalló Soto en entrevista publicada por la página web de Presidencia.

El responsable del programa añadió que la encuesta sirve también para determinar en qué se deben focalizar las políticas. Por ejemplo, los datos evidencian que se debe actuar con más insistencia con las adolescentes, ya que la disminución de la prevalencia se produce en forma más acentuada en el hombre. Algo similar ocurre si se desagrega por nivel socioeconómico, dado que el mensaje parece no llegarle con tanta profundidad a los sectores de menos recursos.

Este relevamiento en Uruguay se hizo a través de la visita a 6.240 hogares con personas de 15 años o más. La tarea de recoger los datos, que estuvo a cargo del Instituto Nacional de Estadística y el Ministerio de Salud Pública, implicó 4.966 entrevistas individuales, con una tasa promedio de respuesta del 89,4 %.

Fuente: Subrayado