Asesinaron a un escolta de seguridad de Nicolás Maduro.

La inseguridad no solo afecta a los ciudadanos venezolanos, sino que también se filtró dentro del propio gobierno de Nicolás Maduro. El teniente del Ejercito y miembro de la guardia presidencial de Venezuela desde hace seis años, Marco Antonio Cortez, de 29 años, fue asesinado en la autopista Valle-Coche a la altura de La Rinconada en un intento de robo de su vehículo durante la madrugada del domingo.

 

La víctima salía de una reunión en el Club de Suboficiales en el sector de Las Mayas cuando fue interceptado por delincuentes, que le dispararon tres veces. Su mujer y su hermano, que también iban en el auto, resultaron ilesos. Cortez fue trasladado de urgencia al Hospital de Fuerte Tiuna, donde falleció.

Así, Cortez se convirtió en el funcionario número 46 en ser asesinado en lo que va de 2014 en Gran Caracas, un ejemplo más de la ola de inseguridad que azota Venezuela, que hasta el momento cobró las vidas de 4680 personas en lo que va de 2014.

Cortez tenía tres hijos y vivía en Los Teques, estado de Miranda, según informó Globovisión.