Falleció la actriz Norma Pons.

Sorprendió y conmovió a la comunidad artística argentina. La actriz Norma Pons murió hoy a los 71 años.

La noticia fue dada en el programa Intrusos por el periodista Jorge Rial, que citó a la hermana de la artista, Mimí Pons, que fue, al parecer, quien encontró el cuerpo.



Pons, cuyo verdadero nombre era Norma Delia Orizi, había mostrado en sus últimas apariciones en TV una vitalidad envidiable y actuaba en teatro en La casa de Bernarda Alba. Por su rol protagónico en esa obra, este año había sido premiada con el Estrella de Mar de Oro en Mar del Plata.

Su papel en el drama motivó, en una entrevista con Clarín, una profunda reflexión: "Acá, en la Argentina, te ponen rótulos: 'la actriz intelectual', 'la actriz de cine'; se hace una balanza con la gente, te empaquetan y después te encasillan. Como yo vengo de un lugar distinto, al igual que Iris Marga, Tita Merello, Gloria Guzmán, siempre se preguntaron '¿Cómo puede hacer un clásico alguien que viene de la revista?'. Les parecía imposible".

Comenzó en la actuación en su Rosario natal junto a Mimí. Pero no fue sobre las tablas o en alguna película: se inició en el radioteatro. Luego juntas se trasladaron a Buenos Aires y ahí tendrían con Mimí su explosión en el teatro de revista.

Fue la época de oro del rubro en la city porteña. "Cortábamos la calle Corrientes. Las vedettes éramos el misterio. Me di cuenta de que en los '70, los años de la represión, permitían nada más que este tipo de aglomeración. Zulma Faiad era impresionante. A mí me nombran a Nélida Lobato y me cago de risa. Zulma, ella era una estrella. De las que estamos vivas no se habla. Mimí y yo seguimos siendo competencia", comentó con Clarín.

Junto al capocómico José Marrone se hizo un nombre en el medio y a la vez fue la fantasía de muchos hombres. Era una sex symbol. Al mismo tiempo, iba incursionando en otros rubros como el cine: su estreno en la pantalla grande se dio en 1968 con Mannequín...alta tensión. 

En la pantalla chica, brilló junto a Antonio Gasalla durante casi dos décadas en ciclos como Gasalla en libertad y El Mundo de Gasalla. Allí interpretó a la empleada pública y a la hija de varios personajes del capocómico.

“El me valoraba como artista por eso me tuvo a su lado, sino no te contrata ni nada. En todo encajaba bien“, dijo Pons en una entrevista con Clarín.

La última vez que se la vio en TV fue sentada en el living del programa de Mirtha Legrand, a fines de marzo, donde mostró la gracia y la chispa de siempre.

Iba a participar de la próxima edición del Bailando por un Sueño, en la temporada de ShowMatch que arrancó ayer.