>

Escándalo en FIFA: el uruguayo Eugenio Figueredo detenido.

Eugenio Figueredo, uno de los actuales vicepresidentes de FIFA, ex presidente de la AUF y de la CONMEBOL, fue detenido en la madrugada del miércoles en Zurich junto a otros seis dirigentes de FIFA.

A días del Congreso, explotó el escándalo. La Policía suiza actuó a petición de un Tribunal Federal de Nueva York, Estados Unidos, que acusó a los directivos de “haber recibido 150 millones de dólares por sobornos”, desde principios de 1990, cuyos pagos fueron realizados a través de Bancos norteamericanos.

A las 06:00 del miércoles en Zurich, la policía aparcó en las puertas del lujoso Hotel Baur au  Lac en Zúrich, el “bunker” de la FIFA. Los agentes se presentaron en la recepción, vestidos de civiles, pidieron las tarjetas y subieron para ejecutar el procedimiento. Eugenio Figueredo (uruguayo, vicepresidente Ejecutivo), Jeffrey Webb (caimanés, vicepresidente de FIFA, presidente de la CONCACAF), Eduardo Li (Presidente de la Federación Costarricense de Fútbol), Julio Rocha (nicaragüense), Jac Warner (Trinidad y Tobago), Rafael Esquivel (venezolano) y José María Marín (brasileño, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, miembro del comité de clubes de FIFA) fueron detenidos y llevados con sábanas para evitar las miradas de los curiosos.

“CORRUPCIÓN SISTEMÁTICA Y PROFUNDAMENTE ENRAIZADA”

La noticia conmocionó al mundo del fútbol y a la FIFA.  Los siete altos dirigentes de la FIFA, detenidos en Zúrich, se enfrentan a una demanda de extradición a Estados Unidos, donde se los acusa de fraude, chantaje y lavado de dinero, confirmó el gobierno suizo.

Según las autoridades suizas, a los siete detenidos, se los acusa de haber recibido sobornos de más de 150 millones de dólares desde los años 90. Un vocero del Ministerio de Justicia dijo que el dinero llegó de empresas de marketing y de televisión, que a cambio habrían logrado derechos de marketing, patrocinio y transmisión de torneos de fútbol en Estados Unidos y Latinoamérica.

Según “The New York Times”, la investigación alega una “extendida corrupción en la FIFA las dos últimas décadas que comprende las postulaciones para organizar Mundiales así como acuerdos de marketing y de televisión”, cita el diario a un agente de justicia. “Estamos impactados por el tiempo que duró y por cómo afectó a casi todo lo que hacía la FIFA”, cita “The New York Times” al agente judicial. “Parecía permear todo elemento de la federación y era simplemente su manera de hacer negocios. Parece que la corrupción estaba institucionalizada”.

La FIFA lleva años enfrentándose a acusaciones de corrupción, sobre todo tras la concesión de los Mundiales de 2018 y 2022 a Rusia y Qatar, respectivamente, en diciembre de 2010.

“Corrupción sistemática y profundamente enraizada” sostuvo la Fiscal norteamericana Loretta Lynch. “Abusaron de sus puestos de confianza para conseguir millones de dólares en mordidas y sobornos”.

El pedido de detención desde Estados Unidos se efectuó porque “esos sobornos” de acuerdo a la Justicia norteamericana “fueron preparados y acordados en este país, mientras que los pagos se realizaron también a través de bancos estadounidenses. Los preparativos también se realizaron en Estados Unidos”.

¿Cómo surgió la acción de la justicia? Según The Wall Strett Journal, “Charles Blazer –ex Secretario General de la CONCACAF entre 1990 y 2011- miembro del Comité Ejecutivo de FIFA, cooperó con el FBI, amenazado por un tema impositivo”.

 

Fuente: Tenfield.