>

Cadena perpetua para el capitán del ferry surcoreano hundido en 2014.

La justicia surcoreana agravó este martes en apelación la pena del capitán del ferry "Sewol", cuyo naufragio hace un año dejó 304 muertos y lo condenó a cadena perpetua, según una fuente judicial.

El tribunal de apelación de Gwangju, en el sur del país, declaró a Lee Jun-seok culpable de homicidio, según se supo en la secretaría judicial.

En primera instancia, en noviembre, el capitán del ferry fue absuelto de este cargo, para enfado de las familias, y condenado a 36 años de reclusión por varios incumplimientos graves de sus deberes de oficial.

El ferry sobrecargado se hundió a la altura de la isla meridional de Jingo el 16 de abril de 2014 llevando a bordo 476 personas, entre ellas 325 estudiantes de secundaria. De las 304 víctimas, 250 eran alumnos de un mismo instituto.

Los fiscales habían reclamado la pena de muerte para el acusado por estimar que había abandonado a los pasajeros sabiendo a ciencia cierta que iban a morir.

La instrucción evidenció una combinación de factores que explicaban la catástrofe, de la carga excesiva del barco a la incompetencia de la tripulación pasando por unas obras de agrandamiento ilegales que fragilizaron su flotabilidad.

También quedaron de manifiesto la lentitud y la falta de coordinación del rescate.

Pero la cólera de las familias se centró en los miembros de la tripulación, de los primeros en subirse a las lanchas de salvamento, abandonando a su suerte a cientos de pasajeros atrapados a bordo del barco que se hundía.

 

Fuente: Infobae.