Horrendo hallazgo en supermercado de París.

Se hallaron más de 200 esqueletos debajo del supermercado de la cadena Monoprix de Réaumur - Sébastopol, en pleno centro de París.

El sitio fue antes el cementerio de un hospital, demolido a fines del siglo XVIII. Cuando los nuevos edificios se levantaron en su lugar, los cuerpos enterrados fueron trasladados a otro lugar, pero muchos se quedaron allí.

Hasta ahora, en la zona de más de 100 metros cuadrados, se encontraron ocho fosas comunes. De ellas, siete cuentan con entre cinco y 25 individuos. El octavo pozo tiene más de 150 esqueletos, dispuestos en dos niveles.

Cuando se abandonó el cementerio, los restos se trasladaron en parte a las Catacumbas de París, donde siguen. "Pero al parecer, el trabajo no se hizo bien", dijo la arqueóloga Isabelle Abadie, quien dirige las excavaciones.

"Con el fin de reordenar la tienda, decidimos sacar una parte elevada que había en el segundo subsuelo, lo que activó las excavaciones preventivas", explicó Pascal Roy, director del comercio, al tabloide The Telegraph.

"Esperábamos encontrar algunas osamentas pero no encontrar fosas comunes", añadió.

Los individuos parecen haber tenido los brazos cruzados y las piernas juntas, lo que hace pensar que estuvieron envueltos en una sábana o un pedazo de tela. "Lo que sorprende es que los cuerpos no fueron arrojados sino que fueron depositados con cuidado, de forma ordenada", explica la arqueóloga. "Esto hace pensar que hubo muchas muertes de una vez. Ahora hay que encontrar la causa de esta mortalidad en masa".

Expertos del Instituto Nacional Francés de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (INRAP) realizarán pruebas de ADN para conocer si las personas enterradas en el antiguo cementerio del Hospital Trinité podrían haber muerto de peste o hambruna. También podrán establecer eventuales lazos genéticos entre los fallecidos.

 

Fuente: Infobae.