Suárez: Retirarme en el Barcelona sería perfecto

Luis Suárez concedió una entrevista a TV3 de España, a poco menos de una semana de cumplirse la suspensión de cuatro meses que la FIFA le impuso por haber mordido al italiano Giorgio Chiellini el 24 de junio de este año en Natal, en el último partido de la fase de grupos del Mundial de Brasil. Justamente aquel incidente y todo lo que generó después, hizo que el salteño temiera que su pase al Barcelona se cayera, a punto tal de reconocer que había “arruinado” su carrera”.

“Al principio no quería saber nada de nadie, me encerré con mi familia, aunque luego reflexioné, pedí perdón y me sentí liberado. Por entonces empezaban los contactos con el Barça, y en cuanto Pere Guardiola me llamó para decirme que estaba hecho, me puse a llorar, por la situación que estaba viviendo y por el respaldo que me estaba ofreciendo el Barça. Me sentí feliz por el compromiso que el club demostró conmigo", explicó.

"Tuve miedo de que el Barça se echase atrás por toda la repercusión que tuvo el incidente; era consciente de que podía pasar eso", admitió el jugador, quien reconoció que todo lo que vivió después fueron “momentos complicados”. "Me tocaba trabajar en el gimnasio, evitando las cámaras y los paparazzi. Era complicado porque no me sentía profesional, creía que me estaba escondiendo, que estaba haciendo algo que no debía. Pero todo eso me tocó por un error que cometí, lo asumo y acepto las críticas", explicó.

Consultado por su factible presencia en el partido de la próxima fecha de la Liga de España, que será el sábado que viene frente al Real Madrid en el Bernabéu a las 14 horas de Uruguay, reconoce que todavía no se imagina jugando porque “eso puede jugar una mala pasada”. “Sí que me imagino con los compañeros, preparando el partido. No es mi forma de ser pedirle al entrenador que me haga jugar ese partido. No me atrevo a decirle a Luis Enrique que quiero jugar en el Bernabéu. Si no juego no me voy a enojar, quiero apoyar a mis compañeros y valorar el hecho de sentirme jugador", agregó.

“Visto por la tele, ya llamaba la atención, pero ahora, más todavía. Ves a un compañero rodeado de tres rivales y es capaz de hacer un pase imposible”, valoró al ser consultado por los futbolistas con quienes comparte el equipo, de quienes destacó además el “recibimiento espectacular” que le brindaron. “Es gente humilde a pesar de todo lo que han ganado”, agregó.

“Estoy cumpliendo el sueño de jugar en el equipo en el que siempre quise jugar”, admitió el salteño, quien no descarta quedarse a vivir en Barcelona “por el cariño y el afecto de la familia”. “Si tengo la posibilidad de retirarme acá, en el Barça, sería la carrera perfecta”, afirmó el goleador, quien identificó al Ajax como su “escuela” en el fútbol europeo, más allá de que el Liverpool le dio “un nombre”. “La técnica y los movimientos que debe hacer un delantero los aprendí en Holanda”, sostuvo, y reconoció que no dudó cuando antes de llegar al Ajax le llegó la oferta del Groningen, ya que “poco antes había rechazado una oferta del fútbol brasileño” siendo jugador de Nacional.

Fuente: Montevideo Portal