>

Demócratas ordenan a la Casa Blanca entregar archivos en pesquisa de juicio político

Los legisladores de Estados Unidos que promueven la destitución del presidente Donald Trump ordenaron el viernes a la Casa Blanca entregar documentos sobre acusaciones de que el mandatario buscó ayuda de Ucrania para perjudicar a un posible rival electoral.

El pedido aumentó la presión sobre la Casa Blanca, en medio de creciente evidencia de que Trump abusó de su cargo para forzar a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, a recopilar datos incriminatorios sobre el demócrata Joe Biden a cambio de asistencia militar.

"La Casa Blanca se ha negado a colaborar, o incluso responder, a múltiples solicitudes de documentos de nuestros comités de forma voluntaria. Después de casi un mes de tácticas de bloqueo, parece claro que el presidente ha elegido el camino del desafío, la obstrucción y el encubrimiento", dijeron los jefes de los tres comités de la Cámara de Representantes a cargo de la pesquisa.

La orden judicial debe cumplirse como máximo el 18 de octubre.

También pidieron al vicepresidente Mike Pence, aunque sin orden judicial mediante, que aporte antes del 15 de octubre toda la documentación que permita comprender mejor las condiciones bajo las cuales Trump intentó que Zelenski investigara a Biden, favorito para disputarle la reelección en 2020, así como a su hijo Hunter.

El papel de Pence en esta saga no está claro, pero los investigadores señalaron su conocimiento de las llamadas de Trump a Zelenski y su propia reunión con el líder ucraniano el 1 de septiembre, así como las discusiones que pudo haber mantenido sobre los vínculos de Biden, exvicepresidente de Barack Obama, con Ucrania.

Vigilar la corrupción

Trump es acusado de presionar a Zelenski para que investigue a Biden a cambio de unos 400 millones de dólares en ayuda militar, pero el presidente insiste en que no hay compensación alguna asociada con esa asistencia.

Sin embargo, comprometedores mensajes de texto entre diplomáticos estadounidenses en Europa y el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, parecen desmentirlo.

En uno de los SMS, Kurt Volker, exenviado estadounidense a Ucrania, le dijo a un asesor de Zelenski que si se accedía a la investigación solicitada por Trump se concretaría una visita a la Casa Blanca del presidente ucraniano.

Pero el mandatario republicano, que podría ser destituido por buscar ayuda extranjera en una elección, algo ilegal en Estados Unidos, negó una vez más haber hecho algo indebido, y subrayó que su único interés es vigilar la corrupción.

"Esto no se trata de política; se trata de corrupción", dijo, tras tuitear: "Como presidente, tengo la obligación de poner fin a la corrupción, incluso si eso significa solicitar la ayuda de un país o países extranjeros".

Según Trump y su entorno, el hijo de Biden recibió "millones" de una importante empresa de gas en Ucrania como miembro de su directorio, sin estar calificado para el cargo.

El fiscal general de Ucrania dijo que revisará varios casos relacionados con Burisma, la empresa cuya junta integró Hunter Biden entre 2014 y 2019, pero enfatizó que no necesariamente están relacionados con el hijo del exvicepresidente.

El anuncio se produjo un día después de que el Pentágono anunciara la aprobación de la venta de misiles antitanque a Ucrania.

"Se acusó a sí mismo" 

Desde Los Ángeles, Biden dijo que Trump es "el presidente más corrupto que hemos tenido en la historia moderna".

"Se acusó a sí mismo por sus propias declaraciones", dijo, un día después de que Trump llamara abiertamente a Pekín y Kiev a investigar al exvicepresidente por corrupción.

El inspector general de inteligencia, Michael Atkinson, una suerte de auditor de la administración federal, testificó en tanto a puerta cerrada en el Congreso. Atkinson fue quien tramitó la denuncia de un informante, hasta ahora solo identificado como un oficial de inteligencia estadounidense, sobre la llamada de Trump a Zelenski el 25 de julio que desencadenó la pesquisa.

Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia, dijo que el testimonio de Atkinson ofreció una mayor justificación a su decisión de calificar la denuncia como urgente y creíble.

En medio del escándalo, muchos republicanos permanecieron callados, apoyando al presidente pero manteniendo distancia.

Pero un influyente republicano, el senador de Utah Mitt Romney, detractor habitual de Trump, no ocultó su molestia.

"El llamado descarado y sin precedentes del presidente a China y a Ucrania para investigar a Joe Biden es reprensible y atroz", tuiteó Romney, subrayando la motivación política implícita.

El proceso de juicio político tiene pocas chances de terminar en la destitución de Trump dada la mayoría republicana en el Senado.

Fuente: Subrayado Portal