>

Tras una operación, Bolsonaro volverá a su trabajo como presidente este martes

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó, desde la cama del hospital en el que fue operado exitosamente la víspera para corregir una hernia abdominal, que volverá al trabajo el martes.

"Gente, solo es este lunes que estoy de descanso. Mañana vuelvo al trabajo", afirmó el mandatario en un video colgado en su cuenta de Twitter, en el que aparece recostado en la cama y con un desayuno servido en la pequeña mesa.

Entre el humor y la burla a sus oponentes, Bolsonaro miró por TV "El Chavo del 8" apenas despertó este lunes, y lo mostró en su cuenta de Twitter.

La operación, la cuarta desde que fue apuñalado hace un año durante un acto callejero de campaña, fue realizada este domingo en el hospital Vila Nova Star de Sao Paulo y duró unas cinco horas, un par más de lo previsto.

Bolsonaro se recupera en una habitación normal y su cuadro clínico es "estable", según el boletín médico tras la intervención.

Se espera que el mandatario reciba el alta médica al cabo de cinco días, y podrá viajar en avión después de una semana, aunque su cirujano, Antonio Luiz Macedo, afirmó que esta previsión debe ser confirmada con el paso de los días.

Días antes de la operación, el mandatario prometió que irá "aunque sea en silla de ruedas" a la Asamblea general de la ONU en Nueva York, donde Brasil realiza tradicionalmente el primer discurso, previsto esta vez para el 24 de septiembre.

"Voy a comparecer ante la ONU aunque sea en silla de ruedas, en camilla. Voy a comparecer porque quiero hablar sobre la Amazonía [de la crisis generada por los incendios]", dijo en Brasilia.

El vicepresidente Hamilton Mourao asumió este domingo la presidencia interinamente y permanecerá en el cargo por lo menos hasta el jueves.

Tras ser apuñalado el 6 de septiembre de 2018, Bolsonaro pasó varios meses -incluso acudió a su investidura- con una bolsa de colostomía, que le retiraron a fines de enero.

El presidente fue atacado durante un acto de campaña en el estado de Minas Gerais.

El agresor, identificado como un exmilitante del partido de izquierda PSOL de 41 años, fue diagnosticado con trastorno delirante -un tipo de psicosis- y declarado inimputable por la justicia.

Adélio Bispo de Oliveira está recluido en la unidad psiquiátrica de una cárcel de máxima seguridad.

 

 

Fuente: Subrayado