Chile: 3 a 10 años de cárcel para quien conduzca alcoholizado y provoque accidente

La nueva legislación que entró en vigor hoy en Chile establece penas de 3 a 10 años de prisión para quienes conduzcan bajo la influencia del alcohol y provoquen accidentes de tránsito que dejen heridos graves o víctimas mortales.

 

La normativa es conocida como "ley Emilia", el nombre de una niña de 9 meses que murió en enero de 2013 en un accidente provocado por un conductor ebrio. El asesino, que trató de fugarse después del siniestro, fue imputado por la Justicia pero se libró de ir a la cárcel, lo que llevó a los padres de la pequeña fallecida a emprender una campaña para una reforma legal que endureciera las penas en este tipo de casos.

Emilia Silva, la beba de 9 meses que murió en enero de 2013 luego de que un chofer alcoholizado impactara el auto de sus padres.

 

En 2013, el asesino de una niña de 9 meses quedó en libertad

"Queremos que esta ley ayude a demostrar que Chile no tolera irresponsabilidades que tienen consecuencias tan trágicas para otras personas", aseguró la presidente Michelle Bachelet en una ceremonia en el Palacio de La Moneda, y precisó que en uno de cada cinco accidentes viales con víctimas fatales, el consumo de alcohol está presente.

La mandataria subrayó, además, que la sanción más baja estipula cumplir un año de prisión efectiva antes de poder optar a beneficios como la libertad condicional, lo que significa que nadie se librará de quedar tras las rejas. "Con esto aseguramos que nunca más un conductor que por su irresponsabilidad cause la muerte a otra quede en la impunidad", sostuvo.