Falleció Gustavo Cerati

Tras cuatro años en coma, hoy falleció el músico argentino Gustavo Cerati en la clínica Acla. 

Su familia emitió un comunicado a través de las redes sociales confirmando la noticia. 

El texto completo del comunicado: 

En el día de la fecha lamentamos compartir con ustedes esta información:

"Comunicamos que hoy en horas de la mañana falleció el paciente Gustavo Cerati como consecuencia de un paro respiratorio".

Dr. Gustavo Barbalace
Director Médico de la Clínica ALCLA

Despediremos a Gustavo a partir de las 21hs. en la Legislatura Porteña, Julio Argentino Roca 595, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En breve informaremos a partir de qué hora.

Les agradecemos el respeto y la consideración conque siempre acompañan a nuestra familia.

Familia Cerati.

Largo coma.

Cerati sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) el 16 de mayo de 2010 al finalizar un concierto en Caracas y desde esa fecha hasta hoy permaneció en coma con "un extenso daño cerebral" y asistencia respiratoria.

En varias ocasiones se aseguró que respondía a estímulos. "Desde el primer momento supimos de la gravedad del cuadro del paciente, pero nunca lo informamos de forma completa por pedido de la familia", agregó.

En agosto, el músico había cumplido 55 años. La madre del ex líder de Soda Stereo, Lilian Clark, aprovechó la ocasión para hablar con la prensa y dar nuevas señales en torno al estado de salud de su hijo.

"Son cuatro largos años y yo estoy entera, pero los años han venido acompañándome y eso me debilita un poco. Cumple 55 mi nene, y ojalá que sea el definitivo y que, a partir de ahora, pueda contestar él las preguntas", aseguró a Tele9 de Chile. "Para mí hoy va a ser un día más para acompañarlo. Está entero, no sufre para nada, así que ahí estamos, al pie del cañón, esperando el milagro", añadió la progenitora de una de las figuras más importantes del rock argentino. Clark reiteró que Cerati presenta pequeños avances, y nuevamente aseguró que el ex líder de Soda Stereo se expresa a través de leves movimientos de sus manos.

Fuente: El Pais