Maduro racionalizará la nafta

Este fin de semana Maduro anunció regulaciones a la venta de gasolina, durante un congreso del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que paradójicamente debate flexibilizar los rígidos controles a la economía.

Aunque no mencionó un alza, Maduro señaló que los actuales precios del combustible no cubren los costos de producción, por lo que propuso regularizar su venta a través del carnet de la patria, tarjeta electrónica controlada por el régimen que da acceso a los subsidios del Estado.

San Juan de los Morros, la ciudad donde nada funciona

"La gasolina, decir que se regala es poco, pagamos por echarla (...), tenemos que ir a un uso racional (...) y esto va a impactar cambios en todo el transporte automotor", señaló.

Para ello, Maduro dijo que entre el 3 y el 5 de agosto se realizará un censo —a través del carnet de la patria— a "todo el que tenga un vehículo".

Maduro anunció el miércoles que a partir del 20 de agosto eliminará cinco ceros a la moneda y saldrá un nuevo cono monetario, en medio de una inflación que según el FMI podría llegar a 1.000.000% este año.

Maduro maquilla la economía quitando cinco ceros al bolívar, pero la inflación devora todo

El aumento de la gasolina es un tema tabú en Venezuela. El 17 de febrero de 2016, Maduro lo subió por primera vez en dos décadas a 1 bolívar por litro.

Por las buenas o ...

En el congreso del PSUV, que se extenderá hasta el 30 de agosto, se debate la posible eliminación de controles a la economía, que según analistas generaron la grave crisis que disparó la pobreza y empujó a cientos de miles a emigrar.

El ministro de Educación, Elías Jaua, confirmó que abordarán dos propuestas sobre el costo de la gasolina: "Un aumento progresivo del precio de los combustibles y (...) una política de internacionalización de precios".

Jaua acotó que se discutirá otro tema sensible: el régimen cambiario, pues el Estado monopoliza las divisas desde 2003.

"Sobre los ilícitos cambiarios, le voy a entregar esta semana a la Asamblea Nacional Constituyente (que rige el país y está integrada exclusivamente por oficialistas) para que se apruebe una ley que coloque nuevos parámetros y flexibilice el manejo de las divisas convertibles", anunció Maduro.

Mientras el gobierno controla las divisas de la economía, dependiente de importaciones y en grave crisis —con escasez de alimentos y medicinas—, el mercado negro marca el precio de varios productos básicos.

La instalación del congreso del PSUV, que se realiza cada cuatro años, se produce en medio de un cruce verbal entre Maduro y dirigentes del chavismo que han pedido flexibilizar la política intervencionista del Estado.

El mandatario, que asegura que la inflación es parte de una "guerra económica" de la oposición dirigida por Estados Unidos para intentar derrocarlo, reconoció este sábado, en la apertura del congreso partidario, graves fallas de producción en las empresas del Estado.

Maduro afirmó que con la reconversión monetaria inicia un programa de recuperación económica que aplicará "por las buenas o por las malas".

"El Partido Comunista me propone que nacionalice de manera revolucionaria parte de la economía del país, y eso no está negado (...), porque nosotros vamos a dar un cambio económico, por las buenas o por las malas", aseveró.

"Creo que va a haber un sacudimiento (...) porque se va a mover la estructura económica-social del país", dijo Maduro y apuntó que "vienen nuevas reglas que se irán despejando en el transcurso de esta semana".

Dirigentes del chavismo han reclamado un giro económico, entre ellos Freddy Bernal, quien aseguró la semana pasada que "la revolución" es responsable "de lo bueno y lo malo" que ocurre en el país.

"¿Es acaso una moda y un show el hambre que padece nuestro pueblo? ¿Que no haya medicinas, luz, agua?", expresó por su parte antes en Twitter Rafael Ramírez, expresidente de la estatal petrolera Pdvsa (2002 y 2013), apartado del gobierno por sus críticas.

En el marco de las reformas que pretende, Maduro pidió a su vicepresidente encargado del área económica y ministro de Industria, Tareck el Aissami, transformar todas las empresas del Estado, que aseguró se encuentran en "rojo", para superar el "capitalismo de Estado corrupto" y los "falsos" modelos de socialismo que se han aplicado.

Según Maduro, las 70 empresas estatales de Venezuela están "en rojo", y que por eso encomendó a Aissami reestructurar de forma "absoluta" el modelo empresarial, de gestión y transformarlas "en lo que deben ser empresas productivas".

"Tenemos que buscar distintas modalidades de un nuevo modelo de empresa productiva que supere el capitalismo de Estado corrupto y corruptor y supere los modelos fracasados de falso socialismo que hemos aplicado", dijo Maduro ante los congresistas del PSUV.

 

 

Fuente: El Pais