Argentina aprueba la ley de donación universal de órganos

La conocida como "Ley Justina", en honor a una joven paciente que falleció a la espera de un corazón, convierte en donantes a todos los mayores de edad que no se hayan opuesto expresamente en vida.

La Cámara de Diputados argentina aprobó este miércoles (04.07.2018) una ley para que sea considerado por defecto donante todo mayor de 18 años que "no haya dejado constancia de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción" de sus órganos utilizables.

El proyecto, que ha sido bautizado como "Ley Justina" por el nombre de una niña de doce años que falleció el pasado noviembre al no recibir a tiempo un transplante de corazón, elimina la necesidad del consentimiento de la familia en el caso de las personas que no se hayan expresado al respecto.

Sus padres, que asistieron al debate parlamentario, habían encarado meses antes de la muerte una campaña de difusión para concientizar a la población acerca de la donación de órganos como una herramienta para salvar vidas.

El nuevo Régimen de Donación de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células fue aprobado por unanimidad con los votos a favor de los 202 diputados presentes, y tras ello quedó pendiente de su reglamentación por el Gobierno.

La norma regula la obtención y utilización de órganos, tejidos y también células para la investigación, donación, extracción, trasplante y seguimiento del paciente.

Según cifras del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) difundidas durante el debate legislativo hay en Argentina 7.730 personas que aguardan recibir un órgano para salvar su vida.

Además, apenas el 6,4 por ciento de los argentinos manifestó su voluntad de ser donante. Hasta hoy la normativa en el país estipulaba que cada persona debía expresar su decisión de donar.

 

 

Fuente: El Espectador