Maduro ganó las elecciones presidenciales con casi seis millones de votos

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, fue reelecto anoche, en unos comicios marcados por la abstención de por lo menos el 55% del electorado, boicoteados por gran parte de la oposición y desconocidos por la mayoría de la comunidad internacional.

Los números oficiales entregados por la Centro Nacional Electoral reflejan una participación del 42% del electorado en los comicios no obligatorios. Un total de 20,5 millones de venezolanos estaban llamados a votar, pero solo lo hicieron 8,6.

Según los números ofrecidos por la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, Maduro obtuvo el 68% (5,8 millones) de los votos. El opositor Henri Falcón le siguió con 21%, aunque a última hora de la noche dijo que desconocía los resultados. Presentó 900 denuncias de irregularidades y "compra de votos".

Maduro fue el primero en votar en su circuito. Foto: ReutersMaduro fue el primero en votar en su circuito. Foto: Reuters

Javier Bertucci recibió 925.042 sufragios y Reinaldo Quijada recibieron 34.614. Lucena dio los resultados con el 92% de las voluntades escrutadas y proyectó que la participación podría llegar al 48%.

El resto de los candidatos de la oposición no se presentaron a los comicios y llamaron a no votar. El Frente Amplio Venezuela Libre (que nuclea a los opositores abstencionistas) estimó la participación en 30%.

De todos modos, Maduro se mostró triunfalista. "Nunca antes un candidato presidencial había ganado con 68% de la votación popular y nunca antes le había sacado 47% al segundo candidato. Nocaut (...) récord histórico", dijo Maduro, ante miles de seguidores en las afueras del Palacio de Miraflores.

A pesar de su triunfalismo, la baja adhesión implica un golpe para Maduro, que iniciaría su segundo mandato con debilidad en las urnas. En los comicios de 2013 (que ganó con el 50,6% de los votos frente a Henrique Capriles) la participación rondó el 80%.

Durante la jornada electoral, muchos centros de votación lucieron semivacíos, con mayor afluencia en los barrios populares bajo influencia chavista.

Juan Pablo Guanipa, diputado opositor, aseguró que los venezolanos se expresaron no acudiendo a las urnas. El dirigente opositor también hizo un llamado a la Fuerza Armada Nacional a escuchar el mensaje de la ciudadanía y retirarle el apoyo a Maduro.

En la tarde, Maduro llamaba por TV a los venezolanos a votar. También admitió que el partido socialista aseguraría el transporte de los votantes.

"Farsa".

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) promovió la abstención al boicotear un proceso que considera una "farsa" para perpetuar a Maduro en el poder. De hecho, los comicios estaban previstos para diciembre, pero la Asamblea Constituyente de Maduro resolvió adelantarlos.

El exchavista Falcón se separó de las filas opositoras y se presentó en los comicios, esperando capitalizar la impopularidad de 75% del mandatario.

El candidato opositor, Falcón, dijo que los resultados "carecen de legitimidad". Foto: Reuters
El candidato opositor, Falcón, dijo que los resultados "carecen de legitimidad". Foto: Reuters

El Frente Amplio, que agrupa activistas de la MUD y organizaciones sociales, pidió a Falcón y al también candidato Javier Bertucci "desconocer" un resultado que "ya está cocinado". A lo largo de la jornada Falcón y Bertucci, un pastor evangélico, denunciaron "chantajes", irregularidades masivas y compra de votos del oficialismo con los llamados "puntos rojos". Se trata de carpas donde el partido oficialista registra a los votantes a través de un carné necesario para recibir ayuda social.

Falcón presentó más de 900 denuncias de irregularidades y a última hora de la noche declaró: "Nosotros desconocemos este proceso electoral categóricamente", dijo. Pidió nuevas elecciones con garantías.

Apagones, falta de comida, medicinas, transporte y agua; precios por las nubes con un ingreso mínimo que da para un kilo de leche en polvo, abruman al venezolano y cientos de miles emigraron en los últimos cuatro años.

No obstante, con una oposición dividida y sus principales líderes inhabilitados o presos, y con un vasto poder institucional con los militares al frente, Maduro comenzará su segundo mandato de seis años en enero de 2019 hasta 2025.

 

 

Fuente: El Pais