Nueva denuncia contra Lula por caso Odebrecht

La Fiscalía brasileña presentó una nueva denuncia por corrupción contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien está preso desde el 7 de abril para cumplir una condena de 12 años, en esta oportunidad por supuestamente haber recibido sobornos de la constructora Odebrecht.

La denuncia se extiende a tres dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) que fueron ministros de Lula: la actual senadora y presidenta del PT Gleisi Hoffmann, el exministro de Planificación Paulo Bernardo Silva y el exministro de Hacienda Antonio Palocci, que también cumple una condena por corrupción.

Igualmente abarca a Marcelo Odebrecht, presidente de la constructora y cuyas confesiones permitieron sustentar la denuncia.

"El origen de los actos criminales data de 2010, cuando la constructora Odebrecht prometió al entonces presidente Lula la donación de 40 millones de dólares a cambio de decisiones políticas que beneficiasen al grupo económico", dijo el Ministerio Público en un comunicado.

Esa suma "fue colocada a disposición del PT y fue usada en operaciones como la que benefició" a la senadora y hoy presidenta de ese partido, Gleisi Hoffmann, en la disputa por el gobierno del estado de Paraná en 2014.

El pasado 7 de abril, Lula empezó a cumplir su condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero por haber recibido un apartamento de la constructora OAS en un balneario de San Pablo a cambio de favores políticos, una acusación que el expresidente niega.

Además de la condena a 12 años de prisión que ya cumple, Lula enfrenta otros seis procesos, en su mayoría vinculados al gigantesco escándalo por desvíos en la petrolera estatal Petrobras.

Pese al encarcelamiento, a la multiplicación de los líos judiciales y a la ley que inhabilita electoralmente a los condenados en segunda instancia, el PT ha dicho que mantendrá la candidatura de Lula para las elecciones presidenciales del 7 de octubre próximo, para las que figura como favorito en todos los sondeos.

La nueva denuncia fue presentada ante la Corte Suprema debido a que Hoffmann, una de las principales voceras de Lula y defensora de su candidatura, tiene fueros y solo puede ser juzgada por el Supremo Tribunal Federal debido a su condición de senadora.

La denuncia está enmarcada en las investigaciones que la Fiscalía está adelantando con base en los testimonios que cerca de 60 exejecutivos de Odebrecht hicieron ante la Justicia como parte de un acuerdo por el que aceptaron confesar todos sus crímenes a cambio de reducciones en sus condenas.

En 2010, cuando supuestamente hizo el acuerdo con Odebrecht, Lula cumplía el último de sus ocho años de gobierno pero el PT se renovó en el poder con la elección ese mismo año de su ahijada política, Dilma Rousseff.

En contrapartida a las donaciones, el gobierno de Lula favoreció a Odebrecht con diferentes medidas, entre las cuales, según la Fiscalía, estaba un millonario crédito en condiciones ventajosas que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) le concedió para financiar sus proyectos en Angola.

La fiscal general Raquel Dodge detalló que en el año 2014 Hoffmann, su marido Paulo Bernardo, y el jefe de gabi-nete de la senadora Leones DallAgnol "recibieron de forma comprobada" al menos tres millones de reales (unos 1,3 millones de dólares al cambio de ese año) en sobornos procedentes de Odebrecht.

Lula, Hoffmann, Bernardo y Palocci ya habían sido denunciados en septiembre pasado por la fiscalía por organización criminal por desviar fondos de Petrobras.

Hoffmann, una de las pocas políticas con juicio abierto en la Corte Suprema dentro de la operación Lava Jato, reaccionó rápidamente en Twitter.

"Otra denuncia más basada en delaciones, sin pruebas, implicando hechos sin relación. Lamento la irresponsabilidad de la fiscalía (...) Además de falsas, las acusaciones son incongruentes, ya que intentan ligar decisiones de 2010 a una campaña mía de 2014", manifestó Hoffmann.

Además de las penas de prisión, la fiscalía pide que Lula, Bernardo y Palocci paguen 50 millones de dólares como "reparación de daños" y también que Hoffmann, su marido y su jefe de gabinete paguen otros tres millones por los daños causados.

 

 

Fuente: El Pais