>

Donald Trump cancela su asistencia a la Cumbre de las Américas

Ausente el presidente estadounidense, el foco estará en la Venezuela de Nicolás Maduro, que no está invitado.

"Trump iba a ser la vedette de la fiesta", recalca Ramón Muchacho, exalcalde venezolano refugiado en EEUU y miembro de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex), nada más conocerse la espantada del presidente estadounidense, que cayó como una bomba en América Latina y arrancó una sonrisa al gobierno bolivariano de Nicolás Maduro.

Un arma de doble filo para el chavismo, ya que la ausencia de Trump prevé que casi todos los focos de la Cumbre de Lima recaerán ahora en el tema venezolano.

Desde su llegada al poder en enero del año pasado, el primer mandatario estadounidense no solo no ha visitado ningún país latinoamericano, sino que también ha enrarecido las relaciones con México, insultado a "países de mierda" en Centroamérica y Caribe y profundizado su política antiemigrantes.

"Esto supone la confirmación de que las relaciones con la región no son una prioridad para el presidente estadounidense. El valor de la excusa (respuesta a Siria) se podrá evaluar en los próximos días, pero en principio no suena muy legítima porque la Casa Blanca está preparada para que el presidente responda a cualquier situación desde cualquier parte del mundo", apunta desde Washington el internacionalista Mariano de Alba.

La Cumbre de las Américas llega en medio del conflicto entre Panamá, tradicional aliado de EEUU, y Venezuela, que ha aislado aún más a Caracas. La descomunal ola migratoria, que afecta a buena parte de los países participantes, obliga a la constante toma de decisiones.

La última en Chile, que otorgará visa de responsabilidad democrática a los venezolanos que se fugan de su país. "No será igual para los presidentes que sea el vicepresidente Mike Pence y no Trump quien pida aumentar la presión sobre Venezuela, aunque algunas medidas ya estén preacordadas.

El problema comenzaría en cuanto las medidas se tengan que finiquitar en la Cumbre", añade Muchacho, quien recalca que se trata de una gran oportunidad para Pence, quien ha liderado el tema venezolano en Washington, tanto en su gira continental como en sus reuniones con exiliados y emigrantes.

"Evaluando fríamente, la ausencia de Trump puede terminar siendo positiva para la diplomacia estadounidense, ya que disminuye las posibilidades de que el presidente haga un comentario que moleste o incomode a los demás países, teniendo en cuenta además la tensión que existe actualmente con México", aporta De Alba.

La oposición venezolana y ONG de derechos humanos sí concurrirán a Lima con la esperanza de sumar nuevos respaldos y apoyos. La delegación oficialista también lo hizo esta madrugada, cantando arengas y agitando banderas.

El presidente Nicolás Maduro, que no está invitado, intentó reducir este fin de semana la importancia política del cónclave, aunque no ha aclarado si persistirá en su empeño de presentarse por sorpresa en la capital peruana.

Los rumores en Caracas señalan a Evo Morales como el presidente que acompañaría al "hijo de Chávez", quien ha ordenado a su canciller Jorge Arreaza "coordinar" quién le va a recibir en Lima.

 

 

Fuente: El Mundo