El agujero de la capa de ozono comenzó a cerrarse

En 1989 entró en vigor el Protocolo de Montreal, un acuerdo mundial que tenía como finalidad proteger la capa de ozono.

Dentro de las medidas del Convenio de Viena, estaban la reducción de producción y el consumo de varias sustancias responsables del agujero en la capa de ozono.

Hoy, 29 años después, se puede ver que el acuerdo tuvo éxito, ya que al parecer la capa de ozono ha comenzado a recuperarse; y según la NASA hay posibilidad de que para 2070 se termine de cerrar. Un grupo de científicos afirmaron que dentro de 50 años habrá retrocedido hasta los niveles de 1980.

De acuerdo a los científicos de la NASA, hay suficientes pruebas para afirmar que las sustancias químicas industriales, como los clorofluorocarbonos (CFC), que dañaban la capa de ozono ha dejado de hacerlo. Hasta el momento se logró reducir casi el 20% del deterioro de la capa de ozono.

Según dijo Susan Strahan, responsable del proyecto y científica atmosférica de la NASA, han "podido ver claramente que el cloro de los CFC se está reduciendo en el agujero de la capa de ozono, y que la pérdida de ozono se está frenando por ello".

Los resultados pudieron obtenerse por instrumentos diseñados por la NASA, que se encuentran a bordo del satélite Aura. La agencia espacial afirmó el año pasado que el agujero en la capa de ozono era el más chico desde 1988, con una extensión máxima de 19,6 millones de kilómetros cuadrados.

El agujero en la capa de ozono se detectó en 1985, a finales del invierno en el hemisferio sur, cuando el reflejo de la luz del sol implicó reacciones que incluían formas químicas activas de cloro y bromo creadas por el ser humano, y que acaban con el ozono.

El ozono actúa como un elemento esencial en la atmósfera, una capa protectora natural a altas altitudes ante las radiaciones ultravioletas dañinas para los humanos y las plantas.

 

 

Fuente: Cromo de El Observador