Japón en alerta máxima por llegada de súper tifón

Ante la alarma del peor fenómeno meteorológico previsto en décadas  se aconsejó la evacuación de 55.000 habitantes.



Esta alerta se declara únicamente si hay riesgo de muertes y de daños masivos por las lluvias

torrenciales y los vientos superiores a 270 kilómetros por hora.

La agencia nipona encargada de la meteorología puso en alerta a la isla de Okinawa, hogar de un 1,2 millones de personas, como a la isla de Miyako, donde se recomendó la evacuación de sus 55.000 habitantes.

"Aconsejamos a los cerca de 55.000 habitantes a refugiarse en los lugares previstos a tal efecto", indicó a la AFP un portavoz de las autoridades locales.

La mayor base de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico, situada en la isla de Okinawa, comenzó a evacuar sus aviones el domingo.

Las olas podrían alcanzar los 14 metros de altura, según esta agencia que realizó varias ruedas de prensa durante la jornada para informar a la población.

A las 00H00 locales del martes (15H00 GMT del lunes), el tifón se encontraba a unos 260 kilómetros al sureste de la isla de Miyako, donde está prevista su llegada a primera hora de la mañana.

"Los vientos violentos y las altas olas suponen un serio peligro" para el archipiélago situado al sur de Okinawa, donde se encuentra la isla de Miyako, dijo Satoshi Ebihara, responsable de la agencia meteorológica en una rueda de prensa.

Ebihara precisó que la población sabe que debe "tomar las medidas adecuadas para protegerse" y evacuar, si la situación lo requiriese.

De viaje en el extranjero, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, ordenó tomar todas las medidas necesarias para hacer frente a la amenaza que representa este violento tifón.

Neoguri, que significa "mapache" en coreano, podría provocar fuertes lluvias de hasta 80 milímetros por hora en una gran área del sur del archipiélago, en especial, en Okinawa.

El tifón podría transformarse en una depresión antes de alcanzar la isla central de Honshu, donde se encuentran las ciudades de Osaka (oeste), Nagoya (centro) y Tokio (este), así como la central nuclear de Fukushima, dañada por un terremoto y un posterior tsunami en marzo de 2011.

Fuente:El País