Venezuela vivió violenta jornada en elección de constituyente.

El asesinato de un candidatado y enfrentamientos de las fuerzas de seguridad con manifestantes empañaban este domingo en Venezuela la polémica elección de una Asamblea Constituyente, convocada por el presidente Nicolás Maduro y rechazada por la oposición y la comunidad internacional.

 

Aunque la Fiscalía no lo vinculó con móviles políticos, el crimen de un candidato a integrar la Constituyente, José Félix Pineda, de 39 años, ocurrido la víspera en Ciudad Bolívar (sureste), exacerbó los ánimos en una votación que se desarrolla bajo alta tensión.

Con tanquetas y lanzando bombas lacrimógenas, militares irrumpieron violentamente en algunos sectores de Caracas, en Maracaibo (oeste) y en Puerto Ordaz (oriente) contra manifestantes que bloquearon calles con barricadas, acogiendo el llamado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de manifestarse contra la Constituyente.

Custodiados por militares, los centros electorales abrieron a las 06:00 para elegir a 545 asambleístas de un suprapoder que regirá al país por tiempo indefinido.

"Vine a votar para decirle a los gringos y a los opositores que queremos la paz, no la guerra, que apoyamos a Maduro", aseguró Ana Contreras en un centro electoral de un barrio popular del este de Caracas.

Vestido con camisa roja, Maduro fue el primero en depositar lo que llamó un "voto por la paz" en un colegio del oeste de Caracas, adonde acudió con su esposa Cilia Flores y dirigentes del partido de gobierno.

"Ha querido el emperador Donald Trump prohibirle al pueblo ejercer el derecho al voto (…) y yo dije llueva, truene o relampaguee habrá elecciones y Asamblea Constituyente", dijo tras votar Maduro, quien curiosamente tuvo un inconveniente con su carnet para programas sociales cuando no fue reconocido por el lector de verificación.  

El mandatario sacó adelante su proyecto de modificar la Carta Magna pese a la ola de protestas opositoras, con marchas, huelgas y bloqueos, que exigen desde hace cuatro meses su salida del poder y ya dejan más de un centenar de muertos. 

La MUD, que llamó a protestar pese a que el gobierno amenazó con apresar a quienes boicoteen la votación, se marginó de la Constituyente alegando que no fue convocada en un referendo previo y que su sistema comicial fue diseñado para que el gobierno la controle y redacte una Carta Magna que instaure una dictadura comunista.

Los militares también arremetieron contra periodistas en El Paraíso, oeste de Caracas.

"Se van de aquí antes de que les parta toda mierda", dijo un uniformado a periodistas, según imágenes captadas en la cámara de Vivo Play que estaba encendida.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) llamó a sus seguidores a una gran concentración en Caracas y a trancazos en el interior del país contra la elección de los miembros de una Constituyente, que considera será un traje a la medida del presidente Nicolás Maduro para perpetuarse en el poder.

Fuente: Subrayado