Masiva manifestación contra Maduro es reprimida en Venezuela.

Miles de opositores venezolanos se manifestaban este sábado en Caracas contra el gobierno de Nicolás Maduro, en su cuarta protesta en una semana, que degeneró nuevamente en choques con la policía.

 

Los enfrentamientos se iniciaron cuando los manifestantes decidieron a última hora dirigirse hacia la Defensoría del Pueblo, en el centro, bastión del chavismo y donde se ubican las sedes de los podres públicos.

A la altura del sector La Campiña se toparon con un piquete policial que lanzaba bombas lacrimógenas, según periodistas de la AFP en lugar.

Un reducido grupo de jóvenes con el rostro cubierto respondió con piedras, mientras el grueso de la marcha aguardaba detrás de ellos.

Originalmente los opositores se concentraron en una calle del este capitalino, pero el excandidato presidencial Henrique Capriles los convocó a dirigirse hacia la Defensoría del Pueblo, que esta semana frenó la posibilidad de que el Parlamento de mayoría opositora destituyera a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

"Nos recibieron con gases y perdigones (balas de goma). Insisten en ponerse del lado de la dictadura, pero vamos a seguir adelante", dijo el diputado opositor Juan Andrés Mejía.

La marcha ha estado marcada por el rechazo a una decisión que bloquea la candidatura de Capriles a las presidenciales de 2018.

Portando retratos del dirigente y figura emblemática de la oposición, los manifestantes acusaron una vez más a Maduro de encabezar una "dictadura" que tiene sumida a Venezuela en la "miseria".

"Esto que acaban de hacer con Capriles es producto de una tiranía. Esta gente hace lo que le da la gana", dijo a la AFP Adel Rincones, exatleta de 61 años.

Vestido con un uniforme deportivo, Rincones llegó hasta Chacao (este) con una pancarta en la que se leía: "Venezuela está herida en el corazón, con hambre, miseria, corrupción, dictadura".

Capriles fue notificado el viernes por la Contraloría de una inhabilitación para ejercer cargos públicos por 15 años, lo que le cierra el paso para postular por tercera vez a la presidencia.

La oposición acusa a ese organismo de servir al gobierno.

Fuente: Subrayado y AFP.