Peñarol venció 2 a 1 a Atlético Tucuman

Peñarol derrotó anoche 2-1 de atrás a Atlético Tucumán en el Campeón del Siglo y enderezó su marcha en el grupo 5 de la Copa Libertadores.

 

Urgido por las circunstancias –la goleada 6-2 sufrida la semana pasada en su debut como visitante ante Jorge Wilstermann–, el equipo de Leonardo Ramos se vistió de protagonista de entrada.

La idea del equipo fue imponer un ritmo de juego muy intenso y canalizar las ofensivas por afuera con el ida y vuelta de los volantes externos –Nahitan Nandez y Cristian "Cebolla" Rodríguez– y las subidas de los laterales, Hernán Petryk y Lucas Hernández.

La variante de la composición del doble 5 –Marcel Novick-Guzmán Pereira– le permitió al ex Wanderers dar un paso al frente y jugar como organizador del equipo dejando al Vikingo como cinco táctico.

El aurinegro impuso el ritmo en los primeros minutos, pero careció de profundidad a lo largo de todo el primer tiempo.

El equipo cargó su juego por la banda izquierda porque el tándem Cebolla-Hernández funcionó bien y porque el lateral ex Cerro fue el mejor del equipo.

Sin embargo, el carbonero nunca encontró un último pase claro como para poner de cara al gol a los dos centrodelanteros, Mauricio Affonso o Junior Arias.

Con el correr de los minutos el voltaje de la intensidad aurinegra decreció y Atlético Tucumán logró dar algunos pasitos que lo sacaron de la cueva.

El inteligente pivoteo de Fernando Zampedri, las subidas del lateral izquierdo Fernando Evangelista y la consistencia que le dio al decano argentino Guillermo Acosta desde la medular, hicieron que la visita pasara a regular el ritmo de las acciones promediado el primer tiempo.

Sin embargo, el equipo de Pablo Lavallén tampoco fue profundo y no llegó con riesgo sobre el arco de Gastón Guruceaga.

Recién a los 44' llegó la primera situación de gol a favor de Peñarol. El Cebolla jugó mal una pelota quieta que no solo desconcertó a sus compañeros sino también a los rivales porque un jugador quedó habilitando a tres aurinegros y uno de ellos, Iván Villalba, definió solo forzando a Cristian Lucchetti a una atajada clave.

Por la misma vía, la pelota quieta, el equipo de Ramos insistió para abrir el partido acelerando nuevamente el ritmo de juego en el arranque del complemento.

Ramón Arias estuvo cerca con un zurdazo al primer palo tras un córner del Cebolla. Poco después, Affonso cabeceó por arriba.

Pero la fórmula que buscó Peñarol toda la noche –generar superioridad numérica por afuera para tirar centros limpios al área– la encontraron los argentinos. Por derecha se asociaron David Barbona y Rodrigo Aliendro y un centro de este último encontró solo a Cristian Menéndez que anticipó a Villalba para poner el 1-0.

Cuando parecía que se venía la noche, el aurinegro lo dio vuelta. ¡En apenas un minuto! Primero con un fortuito tiro libre de Hernández que se desvió en la barrera y después con un jugadón de Gastón Rodríguez –que le cambió la cara al equipo– que culminó Affonso.

Sostener la ventaja fue un suplicio porque el ingreso de Leandro González le puso chispa a la visita. Sin embargo, entre las atajadas de Gastón Guruceaga y dos misiles en los palos, Peñarol terminó ganando y recuperó sus posibilidades de avanzar.

Fuente: Referi El Observador