>

Caso Salomone: declaró la víctima original, un dentista

La Institución Nacional de Derechos Humanos cuestionó las condiciones de reclusión de los secuestradores.

 

Resultado de imagen para caso salomone

La jueza Dolores Sánchez y la fiscal María de los Ángeles Camiño tomaron declaración a un dentista (que ocupa un alto cargo en una mutualista de Montevideo), a quien se identificó como la víctima original que pensaba secuestrar la banda de delincuentes que entre el 17 de mayo y el 16 de junio mantuvo cautiva a la ginecóloga Milvana Salomone.

El profesional declaró en calidad de testigo, no aportó ningún elemento que pueda ser de utilidad para la investigación y dijo que en ningún momento notó movimientos extraños ni seguimientos.

El dentista no identificó ninguna situación profesional ni familiar que pudiera dar lugar a un secuestro, informaron fuentes del caso. 

El 30 de junio, al comparecer ante la Comisión Especial de Seguridad Pública y Convivencia del Senado, el director nacional de Policía, Julio Guarteche, aseguró que "aunque parezca increíble" Salomone "no era el primer objetivo sino que fue secuestrada en forma aleatoria".

En esa misma línea, agregó que la labor de inteligencia y seguimiento realizada por los secuestradores "está referida a otra persona".

Por el secuestro de la médica fueron procesados con prisión siete hombres, dos de los cuales obtuvieron el beneficio de la reclusión domiciliaria por razones de salud. Los cabecillas de la banda, Gustavo Lepere y Pedro Leone, están presos en el quinto piso de Cárcel Central y se han quejado de las duras condiciones de reclusión en las que se encuentran.

Régimen celular

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Institución Nacional de Derechos Humanos presentó ayer un informe sobre las condiciones de reclusión de Cárcel Central, donde funciona la Unidad de ingreso, diagnóstico y derivación de la Zona Metropolitana, y donde además están alojados los secuestradores de Salomone.

"Las personas allí alojadas se encuentran en un régimen de aislamiento especial, de características similares al régimen celular", asegura el informe. Hay uno por celda y no tienen contacto entre sí. "Este régimen es considerado inhumano, por lo que los países que lo mantienen son condenados internacionalmente por considerarlo violatorio de los derechos humanos de las personas privadas de libertad", agrega.

"En la visita especial realizada el día 6 de julio se constató que los privados de libertad en dicho sector no recibían visitas ni habían salido al patio desde que fueron alojados". El informe explica que este tipo de aislamiento puede llevar incluso al suicidio. 

 

 

Fuente: El Onservador