>

El MGAP acelera controles electrónicos de equinos

La Dirección General de Servicios Ganaderos trabaja junto al Sistema Nacional de Identificación Ganadera (Snig), la repartición del Ministerio de Ganadería (MGAP) encargada de garantizar la trazabilidad del ganado, en la creación de un área específica para equinos deportivos, debido a la obligatoriedad del pasaporte y la identificación electrónica. Así lo confirmó el director técnico de los Servicios Ganaderos, José Gallero.

Cuando se concrete, Uruguay pasará a ser “el primer país en América que tenga un registro oficial, en tiempo real y con identificación electrónica, de todos los caballos deportivos, estén o no en plena competencia”.

Anemia infecciosa. A su vez, siguen los rastreos serológicos ante los casos de anemia infecciosa equina en un establecimiento de Florida.

“Los animales positivos ya fueron eliminados hace algunas semanas, se recuenta el resto del establecimiento para hacer un sangrado y ver la situación”, confirmó el director técnico de los Servicios Ganaderos . La enfermedad es causada por un virus y se considera crónica.

No existen vacunas, ni tratamientos eficaces, pero lo más complicado es que los animales que la superan quedan como reservorio de virus y continúan contagiando.

Una vez finalizados los sangrados, la Dirección General de Servicios Ganaderos del MGAP tendrá una dimensión clara del problema en el establecimiento donde se registraron los focos y en los predios proveedores de caballos.

Los focos de anemia infecciosa equina se detectaron hace varias semanas en un establecimiento proveedor de equinos de Florida.
Gallero confirmó que en 14 meses el MGAP hizo unas 20.000 muestras de sangre y explicó que el 65% de las muestras que se sacan anualmente son de caballos deportivos.

Muermo. Respecto a la enfermedad conocida como muermo, Uruguay mantiene su status como país libre de la enfermedad y a nivel de Rio Grande do Sul, la situación es buena.

Gallero recordó que Uruguay mantiene la estrategia de vigilancia en la zona de frontera, donde para movilizar caballos en un radio de 50 kilómetros, hay que hacerlo con una prueba negativa a la enfermedad. Eso rige para todos los movimientos de caballos y concentraciones como una herramienta de prevención.

La secretaría de Estado hizo 15.000 muestreos de sangre que dieron resultado negativo y no hubo denuncias de casos compatibles con muermo.

Por otro lado, se hace una vigilancia especial en los frigoríficos dedicados a la faena de equinos como exigen los mercados que compran la carne y donde también se concentran animales de varias procedencias. La vigilancia silenciosa de esta enfermedad y los sangrados previos al movimiento de animales, son hasta ahora los pilares que mantienen a las manadas de equinos locales libres de muermo.

 

 

Fuente: El Pais