Carnes: todo listo para SIAL París

Los frigoríficos uruguayos se preparan para participar en la Feria SIAL 2018, con sede en París.

Será del 21 al 25 de octubre y Uruguay, a través del Instituto Nacional de Carnes (INAC), participará con un stand de 585 metros cuadrados, que albergará a unos 20 frigoríficos y 14 operadores.

La muestra representa una de las oportunidades para planificar acciones conjuntas con los clientes, que potencien la demanda de un producto con base pastoril, libre de hormonas y antibióticos en uno de los destinos donde los consumidores están más preocupados por consumir alimentos sanos para la salud y el medio ambiente.

“Voy con la expectativa de poder hacer muchos negocios, que los necesitamos, de mejorar los precios, porque estamos -en un horizonte corto de tiempo- en valores de los más bajos de los últimos tres años, debido a las devaluaciones de las monedas de países vecinos y a una mayor presión en el mercado europeo de la carne argentina”, adelantó Eduardo Urgal, director de Frigorífico Pando. El industrial es uno de los tantos empresarios que estará participando una vez más en la feria SIAL.

El año en curso se caracterizó por una inestabilidad en el mercado cárnico, liderada por las devaluaciones de las economías de los países emergentes, “tanto desde la demanda como de la oferta”, reconoció Urgal.

Esa inestabilidad generó que un novillo terminado a grano con condiciones arancelarias y de calidad que aplican para la cuota 481 -el cupo cárnico de alta calidad de la Unión Europea, destinado a ganados terminados a granos durante los últimos 100 días previos a la faena-, cueste en Uruguay US$ 3,80 y en Argentina US$ 2,70 por kilo. “Esa ha sido la evidencia de que Uruguay está en condiciones muy complejas para competir”, remarcó el principal de Frigorífico Pando.

En caso de Brasil, también se devaluó el real, pero en los últimos días se moderó e incluso el dólar quedó en por debajo de 3,80 reales por unidad.

Para Urgal, la expectativa también pasa porque los empresarios de la carne y los productores, no traigan malas noticias sobre la cuota 481. Hoy se vive una situación compleja para los terceros abastecedores. Eso hace que los productores estadounidenses la reclamen para sí y ejerzan mayor presión. Uruguay tiene una participación importante cada trimestre cuando se abren las ventanas de carga de la carne.

Cambio. En la Unión Europea la carne argentina ejerce mayor presión y eso le pega a Uruguay, porque los argentinos venden más barato aprovechando costos menores.

Hay una cierta ventaja por el lado de que “la producción en Argentina está tendiendo a querer más precio por sus ganados y genera una presión alcista”, por eso Urgal dice ser “un poco más optimista ahora, porque estamos viendo un poquito menos de carne argentina y están queriendo cosechar precios más altos”.

En la Unión Europea “uno de los objetivos es poder dimensionar cuánta carne tiene Argentina para ofrecer en los próximos dos o tres semestres. Eso será crucial para nosotros”, admitió Urgal, que representará a la industria en la comitiva oficial del INAC.

También va el presidente de INAC, Federico Stanham, Jorge Slavica en representación de los productores y el equipo de Marketing: Lautaro Pérez y Cecilia Shaw.

Oportunidad. Pero a SIAL no sólo se va a vender, también se puede ir a importar determinados productos y es el caso del broker Alejandro Berrutti que tiene la representación en Uruguay de la empresa belga ES-Food. El broker coloca cerdo dinamarqués en el mercado local con mucho éxito hace varios años y va a más.

“La aparición de la peste porcina africana en algunos países de la Unión Europea -hay declarados focos en Checoslovaquia, Polonia y Bélgica- generó un gran problema en el mercado mundial, donde no hay grasa disponible”, explicó Berrutti.

La grasa es un producto muy versátil y la base de prácticamente todos los chacinados, por ende, el producto más demandado. “Los países que sí la tienen y no padecen focos de peste porcina africana, hoy están en otra posición”, admite el operador.

Desde su punto de vista, “el mapa del cerdo todavía no cambió tanto en el mundo. Son pocos los países que declararon focos de peste porcina africana” y aún puede variar más, reconoce Berrutti.

Hoy los grandes beneficiarios de la aparición de focos en el viejo continente son Canadá, Estados Unidos y luego Brasil.
Berrutti recordó que en Dinamarca, “la exportación es el 90% y 10% la importación. Han cercado las fronteras para que no pasen los jabalíes y eso le da una posición diferente” al momento de vender carne suína, grasa y otros productos. Esos productos vienen ganando espacios importantes en el mercado interno uruguayo, en base a calidad, con consumidores que están dispuestos a pagar más por esa calidad.

A su vez, la consultora holandesa Rabobank prevé para principios de 2019 que los mercados del cerdo comprendan mejor el brote de fiebre porcina africana y las necesidades de importación.

Mucho depende de que los países de la Europa Occidental, que actualmente suministran alrededor del 35% de las exportaciones mundiales de carne de cerdo, permanezcan libres de esa enfermedad que tiene en vela al viejo continente.

Si el virus se propaga en Europa a través de la población de jabalíes, podría haber una demanda significativa de exportación de carne de cerdo estadounidense, canadiense y brasileña, así como una demanda considerable de proteínas competidoras (carne de vacuno, pollo y mariscos).

La posible propagación de la enfermedad en toda Asia y/o Europa representa, a la vez, un gran riesgo para los productores de América del Norte y América del Sur. Se están realizando esfuerzos para cerrar todos métodos de contaminación.

 

 

Fuente: El Pais