Exportación de carne vacuna se consolida arriba de los US$ 3.500

El precio de exportación de la carne vacuna sigue dando señales positivas en el mercado.

La semana pasada, puntualmente, logró su segundo mejor promedio en lo que va del año, alcanzando los US$ 4.030 por tonelada.

En seis de las últimas siete semanas se ubicó arriba de US$ 3.500 por tonelada. Y en lo que va del año lleva un promedio de US$ 3.575, una brecha que sigue ampliándose respecto al año pasado, 6% arriba comparado con igual periodo de 2017.

Y eso sucede con un volumen exportado también por encima al de un año atrás en 3,9%, con 222.425 toneladas.

También en la senda de suba se ubica el valor de exportación de la carne ovina, pero con una brecha interanual aún mayor. En el acumulado del año logró un promedio de US$ 4.574 por tonelada, un salto de 12% sobre los US$ 4.084 de un año atrás y con un volumen exportado casi idéntico con un año con otro.

Precios sostenidos

La firmeza del mercado internacional también se observa en la comercialización interna de ganado. Poca oferta de ganados especiales, la llegada de cuadrillas kosher en algunas plantas, la alta operativa industrial han dado sostén a los precios del ganado gordo.

Con amplio margen de valores entre plantas, los valores de punta para los novillos gordos especiales de verdeo se mantiene en US$ 3,45 por kilo carcasa, aunque concretar negocios por ese precio es una excepción.

La referencia se ubica en US$ 3,40, mientras que las plantas menos urgidas por conseguir ganado ofrecen hasta US$ 3,30 por ganados buenos, sin que el mercado lo convalide.

En vacas la punta se encuentra en US$ 3,20, con una referencia de US$ 3,15 por kilo para las vacas de 450 kilos. Y existe un amplio abanico de valores por peso y calidad, con un piso de US$ 3.

La llegada de las cuadrillas da un marco de estabilidad al mercado. Había expectativa de que los precios pudieran subir, aunque eso no se ha concretado. Para la reposición, la firmeza del ganado gordo y los verdeos disponibles dan sostén a los valores.

La oferta de ganado de verdeo empezará a crecer, pero no se espera que presione el mercado en el corto plazo.

La participación de novillos de corral se mantendría fuerte en julio y agosto y permitiría mantener una actividad industrial por encima de las 40.000 cabezas semanales.

 

Sorpresa en la faena

La semana pasada la faena generó sorpresa. Del 17 al 23 de junio totalizó 46.803, 3% superior a las 45.317 de la semana anterior y apenas por encima de la misma semana de 2017, con las plantas de Inaler, PUL y San Jacinto sin actividad.

Durante julio no operará la planta de Tacuarembó Marfrig. La participación de las vacas fue destacada, 51% sobre el total, ocho puntos porcentuales superior a la misma semana de 2017, cuando se faenaron 20.043.

Oferta casi inexistente impulsa el precio de los ovinos

La oferta de ovinos es prácticamente nula. El mercado se recupera, sumando centavos semana a semana, aunque con poca actividad a la espera de las esquilas. En la grilla de consignatarios los corderos de hasta 35 kilos mantuvieron la referencia en US$ 3,23.

El cordero pesado subió dos centavos a US$ 3,35 y los borregos, capones y ovejas subieron un centavo de dólar, a US$ 3,32, US$ 3,16 y US$ 3,00 por kilo respectivamente.

La faena cayó a 6.697 cabezas, fue 46% menos a las 12.519 de la semana anterior y 11% superior que la misma semana del año pasado cuando se faenaron 6.039 lanares.

La faena de ovejas fue de 1.595 una participación del 24%, ocho puntos porcentuales por debajo que en el mismo período de 2017. Los corderos representaron el 43% de la faena (totalizando 2.888 cabezas).

La industria mantiene una demanda sostenida que aseguraría la firmeza de precios.

 

 

Fuente: El Observador