Rebaja en energía eléctrica para riego

Los arroceros responsables del 60% del área cultivada se beneficiarán con un descuento de 15% en la tarifa de la energía eléctrica utilizada para riego, según dispuso el gobierno.

El resto no accederá al beneficio pues para regar no utiliza esa fuente de energía.

El Poder Ejecutivo decretó, tras un análisis de los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca, de Industria, Energía y Minería y de Economía y Finanzas, exhortar a la UTE a instrumentar un beneficio comercial para suministros identificados con usos eléctricos de riego con fines productivos –de noviembre de 2017 a marzo de 2018–, beneficio que consistirá en un descuento mensual de 15% del gasto total de energía eléctrica sin IVA.

Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), comentó a El Observador que esta decisión "es consecuencia" de una propuesta que la gremial le hizo al presidente de la República, Tabaré Vázquez, en julio de este año. "Es una ayuda, atenúa un poco el tema de los costos en el caso de los productores que son beneficiados", reconoció.

En la reunión con Vázquez ACA había aportado su visión sobre los problemas de competitividad del sector y la necesidad de soluciones financieras que no afecten la capacidad de repago, subrayando el valor de una mayor participación del BROU en el financiamiento del sector.

La medida no contempla un ajuste del costo de la energía eléctrica para la fase industrial ni una adecuación del precio del gasoil.

Lago detalló que el beneficio no alcanza al 100% del sector, ya que hay un 40% del área en la que el riego se realiza por desniveles, ubicándose las chacras por debajo de la línea de la fuente de agua.

Ajuste de US$ 30 por hectárea

Para quienes son asistidos, se estima que el descuento del 15%, considerando que en la estructura de costos la energía eléctrica para regar corresponde a US$ 200 por hectárea, significará US$ 30 por hectárea de baja en los costos.

Lago había informado hace 10 días que este año se estimó un costo productivo por hectárea de entre US$ 1.860 y US$ 1.870, superior a los US$ 1.830 de la zafra pasada que determinó pérdidas en la enorme mayoría de los casos.

El decreto no especifica que el beneficio sea solo para arroceros, lo cual es "políticamente correcto, nos parece perfecto que toda la gente se pueda acoger a esto, pero el objeto es solucionar parcialmente las solicitudes nuestras al presidente", remarcó.

Por último, la siembra finalizó –el área apenas superó las 150 mil hectáreas– y no hubo novedades de una mejora del precio provisorio del producto. Los productores serán informados de las negociaciones con la industria mañana, en la asamblea anual ordinaria, en Treinta y Tres.

 

 

Fuente: El Observador Agro