Preparan la segunda faena de corderos para Estados Unidos

Mientras el primer contenedor de carne ovina uruguaya con hueso, procedente del compartimento ovino del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), va camino a Estados Unidos y arribará al Puerto de Filadelfia en dos semanas, se están terminando los corderos y preparando una segunda faena de otros 1.500 corderos antes de fin de año.

 

En paralelo, durante la primera quincena de enero estarán ingresando los primeros corderos al segundo compartimento ovino, ubicado en un campo del Instituto Nacional de Colonización (INC), en la localidad de San Gabriel, donde pequeños productores unidos podrán valorizar sus animales.

“Se hará una jornada para la aprobación del predio y la capacitación de los involucrados, productores, técnicos y directivos, para ver cuáles son los derechos y las obligaciones.

Así se podrán brindar las mayores garantías”, afirmó el Dr. Jorge Bonino Morlán, asesor del SUL y delegado de Uruguay en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) por el sector privado.

Al igual que el primero, este segundo compartimento será auditado y certificado por la Dirección General de Servicios Ganaderos/MGAP, que es la autoridad sanitaria.

“Hay mucha expectativa en el compartimento ovino. En la medida que se refleje en el precio al productor, los US$ 5.000 por tonelada que se pagó esta carne del compartimento, representan unos US$ 4,5 por kilo al productor para el cordero.

Estamos con mucha esperanza porque el compartimento ovino parece que será la herramienta que le dará más valor al cordero”, afirmó Rodrigo Herrero, productor ovino de San Gabriel y directivo del Secretariado Uruguayo de la Lana.

El compartimento también abre la posibilidad de colocar ovinos adultos en México, una vez que se habilite el mercado para cortes con hueso.

Por otro lado, Bonino exhortó a los productores a cuidar a rajatabla la sanidad de los corderos. “Las jornadas están en buen estado y se está dando una buena señalada”.

Hay que vigilar los corderos, principalmente por los problemas de haemonchus (gusano gastrointestinal), las clostridiosis (enfermedad bacteriana) generadas por la gran cantidad de pasto y las bicheras que siguen estando presente en algunos departamentos del país.

 

 

Fuente: El Pais