Controlarán calidad e inocuidad de la soja ante requisitos de China

La poscosecha de la zafra de soja 2017 no será igual que las anteriores.

Es que los Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) pusieron en marcha un proceso que tiene como objetivo "un mayor control del grano" para asegurar su "calidad e inocuidad", reveló Federico Montes, director de esa repartición.

La inquietud se hizo evidente tras la firma de un nuevo protocolo entre Uruguay y China, que es el principal destino de la soja uruguaya –compró 84% del total en la zafra pasada– y puso algunas exigencias sanitarias para el grano que adquiere.

Por ese motivo, ya se reunieron las autoridades "con los centros de acopio, exportadores y terminales graneleras", dijo Montes.

La idea es "promover y fortalecer las buenas prácticas agrícolas, y debilitar y sancionar las malas prácticas", informó el director de Servicios Agrícolas, y remarcó que el control de la soja en la poscosecha "es clave para la calidad final del grano. Habrá que reforzar los parámetros de calidad e inocuidad del grano".

El plan de acción de la soja 2017 para China seguirá tres pasos, adelantó Montes. Primero hay un marco normativo que tipifica lo que hay que hacer. Segundo, una campaña de divulgación de prácticas en las plantas de acopio "con énfasis en el recibo" del grano. 

La idea es "promover y fortalecer las buenas prácticas agrícolas, y debilitar y sancionar las malas prácticas"La idea es "promover y fortalecer las buenas prácticas agrícolas, y debilitar y sancionar las malas prácticas"

Y, tercero, habrá visitas de técnicos de los Servicios Agrícolas "a plantas de acopio para involucrarlas, con énfasis en las buenas prácticas de acopio", dijo Montes, y adelantó que se aprobará una resolución oficial "para apoyar esa labor".

Si bien China retiró del nuevo protocolo que firmó el 18 de octubre pasado con Uruguay –durante la visita del presidente Tabaré Vázquez– la exigencia de ser libre de sorgo de alepo, se pondrá especial cuidado "en el control de los granos colorados" o semillas curadas. China detectó granos colorados en embarques de soja e hizo una advertencia a Uruguay", informó Montes.

Por otra parte, en el nuevo acuerdo con Uruguay, China incluyó para las chacras un plan de vigilancia de fusarium, un hongo que provoca el síndrome de muerte súbita en las plantas.

"Hemos fijado algunos puntos en el país para tomar muestras de cultivos para enviar a laboratorios cada 15 días", aseguró Montes.

Servicios Agrícolas comenzará a trabajar "en la habilitación de laboratorios privados, con la lógica de la certificación de procesos, desde la chacra al centro de acopio y luego el barco". También se dispondrá la autorización para la intervención de camiones cargados con la soja hacia puertos para detectar los granos coloreados y proceder a su destrucción.

Montes dijo que Uruguay tiene "buenos técnicos en alimentos" y remarcó que "es necesaria la colaboración de todas las partes para dar garantías de producción confiables a China". Y advirtió que "ahora se cargan camiones al barco sin controles.

Montes informó también que "se dispondrán normas para reglamentar la obligatoriedad del registro de las empresas controladoras y certificadoras de granos y subproductos" en la Dirección General de los Servicios Agrícolas.

Además, las empresas del rubro "deberán contar con técnicos calificados, es decir, peritos recibidores de granos" para dar la garantía de que quien controla está certificado".

"Nosotros vemos todo este nuevo proceso como algo importante y las empresas exportadoras de granos lo ven como un salto cualitativo que les da garantías", concluyó Montes. 

 

 

Fuente: El Observador Agro